Sacudones económicos en Amerian Airlines

AMR, empresa matriz a la que pertenece American Airlines, reconoció que tuvo pérdidas por U$$ 884 millones en los primeros nueve meses del año, un 57,8% más que durante el mismo período de 2010. La dirección atribuyó el crecimiento de las pérdidas al aumento del precio del combustible. Los resultados de la empresa, que el pasado 3 de octubre interrumpió su cotización bursátil después de que se especulara que iba a declararse en bancarrota, fueron peores que lo esperado por los analistas, lo que hizo que sus acciones bajaran un 3,9% en un día. En lo que va del año, los títulos de AMR se han depreciado el 65,34%. AMR facturó en los nueve primeros meses del año U$S 18.023 millones, un 8,7% más que el año pasado, pero sus gastos se elevaron un 11,9 %. Durante el tercer trimestre el grupo perdió U$S 162 millones, cuando en el mismo período de hace un año había obtenido U$S 143 millones de beneficios. “El tercer trimestre fue desafiante para American Airlines, pero estamos llevando a cabo acciones agresivas para mejorar el desempeño de la compañía y fortalecer sus cimientos para el éxito a largo plazo”, fue el mensaje optimista del presidente y consejero delegado Gerard Arpey. El directivo aseguró que la prioridad es modificar la estructura de costos de la compañía para llevar la empresa “por el camino de la rentabilidad”. Entre la medidas previstas figura retirar de la flota 11 Boeing 757 el próximo año, lo que redundaría en ahorros de combustible y de mantenimiento.
Por otra parte, las acciones de AMR Corp, matriz de American Airlines, cayeron este lunes un 35,14%. Las cotizaciones debieron ser suspendidas ese día cinco veces por este motivo. Todo esto mientras los analistas debatían sobre una posible presentación en convocatoria de acreedores de la que es la tercera línea aérea de Estados Unidos. La caída al inicio de la ronda había llegado a un 38% para luego tener un leve repunte. La empresa había evitado en 2003 la bancarrota gracias a una serie de concesiones de último minuto de sus sindicatos. Fue la única de las grandes aerolíneas estadounidense que no se acogió en la última década al Capítulo 11 (ley de bancarrotas), lo que no necesariamente fue una ventaja ya que sus competidores salieron del procesos más fuertes y ágiles, a diferencia del estancamiento de American. El 20 de julio, la aerolínea había anunciado durante el primer semestre del año pérdidas por US$ 722 millones, casi un 40% más que los US$ 516 millones que ya había perdido en el mismo periodo del año anterior. La aerolínea vio en esos seis primeros meses del año cómo sus ingresos se elevaban un 7,2% (hasta US$ 8.691 millones), mientras que sus gastos subían un 10,3% (US$ 11.956 millones), incremento atribuido básicamente al encarecimiento del petróleo. Para completar el cuadro un número mayor al normal de sus pilotos decidieron jubilarse el 1 de octubre, lo que podría afectar en lo inmediato la operación normal de la compañía. El portavoz de AMR, Andrew Backover, reconoció las especulaciones, pero dijo textualmente que “el Capítulo 11 no es nuestro objetivo ni es nuestra preferencia”. Analistas sugieren que una bancarrota pre-pactada podría resultar la mejor solución para American. A pesar de que AMR no ha declarado beneficios anuales desde 2007 y dice contar con una deuda de US$ 11.900 millones, los expertos consideran que dado su flujo de caja y su balance, no existe el riesgo de que la compañía sea forzada a declararse en quiebra.


Tags: 

Esta entrada fue publicada en Noticias Turismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>