Establecimientos solo para adultos: argumentos a favor y en contra

El auge de hoteles y restaurantes solo para adultos, donde los menores de 16 años tienen vetada la entrada, ha sido objeto de análisis por el diario El País. Los empresarios hosteleros explican la necesidad de diferenciarse en un mercado en el que la oferta es mayor que la demanda y de procurar un servicio más personalizado. Algunas asociaciones familiares consideran que se trata de una opción discriminatoria, que incluso podría vulnerar el principio de no discriminación recogido en el artículo 14 de la Constitución. A continuación, se exponen los argumentos esgrimidos en el reportaje por diferentes autoridades:

A favor de los espacios sin niños

El secretario general de la Federación Española de Hostelería y Restauración (FEHR), Emilio Gallego, entiende que la diferenciación es un elemento de mejora de la competitividad y de posicionamiento en el mercado. Prueba de ello es la existencia de establecimientos hoteleros segmentados: para aprender inglés, entrenamientos deportivos o mascotas, entre otros.

El catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Pompeu Fabra, Marc Carrillo, aporta tres argumentos respecto a la constitucionalidad de este tipo de establecimientos: que el acceso del menor se da en un contexto de relaciones privadas, que el derecho de admisión se produce en el marco del derecho de propiedad y de la libertad de empresa y que la edad no debe entenderse en términos absolutos. Por ello, no habría discriminación si se justifica una finalidad legítima dentro del derecho nacional.

Gallego defiende que la oferta hotelera de España está muy desarrollada y que presenta opciones para todos, por lo que no considera un problema que un pequeño número de empresas, entre 370.000, se especialicen en el público adulto y constata que es un número muy inferior al de hoteles especializados en familias. Son media docena las cadenas hoteleras que explotan establecimientos de esas características y, en algunos casos, ofrecen ambas opciones, que consideran complementarias.

El profesor de Turismo en la Universidad de Deusto, Txema Oteo, entiende razonable la especialización, dada la variada oferta existente.

Opiniones menos favorables

Las quejas de la presidenta de la asociación de familias numerosas del País Vasco, Natalia Díez-Caballero,  se dirigen a la poca oferta para familias con más de dos hijos.

El periodista catalán Albert Castillón considera más cruel discriminar a un ser humano por ser niño y que “el problema de base es la educación que reciben hoy nuestros hijos”, como escribe en su blog.

El especialista en Sociología del Ocio y Psicología del Turismo de la Universidad Autónoma de Barcelona, Albert Llorca, manifestó en una entrevista publicada en Hosteltur que el veto a los menores obedece en parte a un sistema de valores y tendencias educativas que no funcionan bien.

El País recoge que, según algunos expertos, los niños son educados bajo pautas más permisivas y que esto puede generar el rechazo de otras personas.

La psicóloga y pedagoga Gabriela Fretes se detiene en las razones que hay detrás de esta cuestión y hace hincapié en la necesidad de conocer más las peculiaridades de los niños para acompañarlos en su crecimiento y respetarlos, y hacerlo en los espacios adecuados, ya que la adecuación del contexto evitará conflictos.

 

Esta entrada fue publicada en Noticias Hoteles y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>