¿Embarque denegado? ¿Cancelación? Conoce tus derechos

En los últimos 30 años ha habido un auge de la movilidad en Europa. La denegación del embarque, la cancelación del vuelo o los grandes retrasos, entre otros, son situaciones bastante comunes en los aeropuertos. Por ello, la Unión Europea pone a disposición de los pasajeros una carta con los derechos que les protegen ante posibles abusos de las compañías aéreas:

  • Denegación del embarque: la compañía está obligada a buscar voluntarios que renuncien a sus reservas a cambio de determinados beneficios. También deben ofrecer la posibilidad de reembolso completo o de la modificación del trayecto. Dependiendo de la distancia del vuelo y de los retrasos ocurridos antes de la modificación del trayecto, se tiene derecho a una compensación de entre 125 y 600 euros. Si los voluntarios eligen la modificación del recorrido, la compañía debe proporcionar, además, comida, acceso telefónico, una o más ncohes de alojamiento en un hotel (si es necesario) y transporte entre aeropuerto y lugar de hospedaje.
  • Cancelación del vuelo: se tiene derecho a una compensación idéntica a la que se ofrece cuando se deniega el embarque, a menos que haya sido informado de la cancelación 14 días antes del vuelo, como mínimo, o que con la modificación de trayecto se llegue cerca de la hora inicialmente prevista, o que la compañía pueda probar que la cancelación fue causada por circunstancias extraordinarias. Además, debe ofrecer la posibilidad de elegir entre el reembolso del billete en siete días, la modificación del trayecto y asistencia, si es necesario (llamada de teléfono, refrigerios, comida, alojamiento, transporte al lugar de alojamiento).
  • Gran retraso: el pasajero tiene derecho a llamada telefónica, refrigerios, comida, alojamiento y transporte hasta el mismo. Estas atenciones se dan en retrasos de dos horas o más para vuelos de 1.500 km o menos; en retrasos de tres horas o más para vuelos más largos dentro de la UE o para otros vuelos de entre 1.500 km y 3.000 km; y retrasos de cuatro horas o más para vuelos de 3.500 km fuera de la UE. Si el retraso fuera de más de cinco horas, se tendrá derecho a la devolución del importe del billete y a volar al lugar de origen desde donde comenzó el viaje. Si la llegada al destino final se produce con un retraso de tres horas o más, se puede tener derecho a la indemnización de 125 a 600 euros, salvo si la compañía puede demostrar que el retraso fue provocado por circunstancias excepcionales. También podría verse obligada a responder por los daños derivados de los retrasos.

Las reclamaciones deben hacerse ante la compañía aérea en primer lugar, que debe facilitar un formulario de queja en el que se indicarán todos los datos y del que se debe guardar copia. Si no prosperase, se puede recurrir a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea y, finalmente, a los tribunales.

Otros derechos se relacionan con personas con discapacidad o movilidad reducida, la identidad de la línea aérea, el equipaje, los paquetes de vacaciones o la transparencia de precios.

El transporte suele ser objeto de numerosas reclamaciones: la mitad de las que ha recibido Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI) entre junio y la primera quincena de julio. Entre ellas, destaca el avión, que acapara el 63% de las quejas presentadas en el ámbito de los medios de transporte.

Esta entrada fue publicada en Noticias Lineas aereas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>